Perdí la batalla, no aguanté la presión

La vida de A. R. V. tiene dos puntos de escape. Uno en 1995, cuando dejó su ciudad natal, Pereira (Colombia), y su carrera de diseñador de moda para huir a Madrid; otro el pasado 15 de julio, día que le rogó a su jefe que lo trasladase a una tienda lejos del lugar donde trabajaba. Las dos huidas tuvieron la misma causa, según cuenta: su sexualidad.

Este colombiano de 40 años y nacionalidad española ha decidido hablar de su situación, denunciar un problema que ha quebrado de golpe la ilusión de tolerancia total en que vivió desde que llegó a España y que lo ha dejado maltrecho, en manos de una psiquiatra.

Resta de reportatge

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s