Cuando las mujeres ganan más, la pareja se tambalea

A Paul le sentó fatal que su pareja, Hellen, quisiera regalarle un cochazo, concretamente un Lexus. Paul y Hellen viven en Toronto, son treintañeros, llevan un año casados; ella trabaja en el sector de los seguros y percibe un buen sueldo, al menos el doble que el de él como contable. Y nadie sospechaba que eso supusiera ningún problema en la pareja hasta que hace unos días, en una cena, Paul confesó a sus amigos que se sentía frustrado, que su virilidad y su orgullo estaban heridos, por el hecho de que Hellen ganara más dinero que él.

“Todavía se identifica hombría con el poder, y la máxima expresión del poder es el dinero”, justifica Capitolina Díaz, doctora en Sociología por la Universidad de Londres, profesora en la de Oviedo y directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia del Ministerio de Educación.

Resta d´artícle

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s