El ‘ochomil’ de dos transexuales

Sonia Bañeza llega a la cita con el álbum de fotografías bajo el brazo. Han pasado casi cinco meses desde que esta irunesa de 42 años decidiera dar el paso en EL PAÍS y hacer público el camino emprendido para ser mujer y dejar atrás su pasado como Carlos Bañeza.

A diferencia de entonces, sus facciones son más suaves y femeninas, unos rasgos que está logrando tras someterse en estos últimos meses a una cirugía facial que le acercan un poco más a la imagen de mujer que quiere proyectar. Su lenta pero decidida metamorfosis le va alejando de ese chico que aparece en las fotografías escalando paredes de hielo en Pirineos.

Resta de notícia

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s