Retos pendientes en VIH

El día 8 de noviembre se inaugura en Sevilla el III Congreso Nacional GeSIDA, donde investigadores y médicos de todo el país debatimos sobre los grandes retos sanitarios y sociales que plantea hoy la transmisión del VIH y su tratamiento en sociedades avanzadas como la nuestra. Unos retos que están indudablemente marcados por tres prioridades muy concretas: la primera, la prevención específica en colectivos donde la transmisión de VIH está repuntando de forma preocupante; la segunda, el tratamiento temprano del virus, fundamental desde el punto de vista sanitario y de la sostenibilidad de las prestaciones públicas, pues cada diagnóstico tardío supone un paciente con menos posibilidades de curación, menor calidad de vida y con un tratamiento más costoso; y la tercera y última, la lucha contra las co-mobilidades y co-infecciones asociadas al VIH, campo éste último en el que la investigación científica española se sitúa a la altura de la mejor del mundo. Hay un cuarto y último campo de acción donde indudablemente se ha avanzado mucho, el de evitar la estigmatización del paciente con VIH, aunque no todo lo necesario, y quizá ello esté relacionado con los numerosos casos de diagnóstico tardío que seguimos encontrando.

Empezando por el primer reto, los datos muestran con inequívoca claridad que la transmisión del VIH en nuestro país se produce en un porcentaje elevadísimo de casos por vía sexual, sobre todo entre hombres que mantienen relaciones con hombres, y dentro de estos, entre la población inmigrante, con particular incidencia en los jóvenes menores de 30 años, con baja formación o escasa conciencia sobre la transmisión del virus y sus consecuencias. Uno de los estudios más recientes, que se va a presentar en el Congreso de Sevilla, realizado en el Centro Sanitario de Enfermedades de Transmisión Sexual Sandoval de Madrid (ETS), advierte del incremento de las prácticas de riesgo entre estos colectivos y apunta específicamente a que los propios pacientes del estudio, en el 55% de los casos, relacionan el sexo desprotegido con la pareja estable como la más probable fuente de la infección. Asimismo, advierte de la asociación de estas conductas con el consumo abusivo de alcohol y de drogas no inyectadas en la mitad de los casos. Parece indudable, pues, a la luz de estos datos, que debemos afrontar el objetivo de desarrollar una intervención específica y más efectiva de carácter preventivo dirigida al colectivo de hombres que practican sexo con otros hombres, sobre todo entre los jóvenes y los inmigrantes.

Veure resta de notícia

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s